Si bien la Fórmula Uno se apróxima a iniciar su temporada 2020, tras cumplir sus 70 años de vida, el próximo 5 de julio en Austria, los equipos siguen padeciendo el parate a nivel económico. El primero en manifestar sus problemas financieros fue el equipo Williams, quien decidió hipotecar su glorioso pasado traducido en los vehículos de Fórmula Uno con lo que conquistó campeonatos y obtener fondos para seguir programando la actual temporada, hasta que se vuelva a competir.

En las ùltimas horas fue el turno de la escudería McLaren Racing, quien afectada por la ida de Carlos Sainz Jr, a Ferrari y la consiguiente pérdida de sponsors que acompañan al madrileño, vive un período de incertidumbre con miras a la actual temporada. En virtud de ello, solicitó al Departamento de Estrategia Comercial y Publicidad (BEIS) la concesión de un préstamo de 150 millones de libras para hacer frente a sus compromisos, sobre todo hoy donde ve con preocupación la situaciòn frente al Brexit y la Pandemia del Covid 19 en todo el mundo. El gobierno británico y el BEIS, le contestaron que era imposible lograr el préstamo en virtud de que la situaciòn del equipo no era pasible de semejante préstamo.

Ante esta respuesta, el equipo decidió hipotecar su pasado (todos los vehiculos de Fórmula Uno que laurearon a la escudería como autos tripulados por Niki Lauda, Ayrton Senna, Alain Prost, Kimi Raikkonen, Lewis Hamilton, Fernando Alonso y Mika Hakkinen entre otros, además de otros vehículos de categorías como la Copa Can Am o la Indy Car). Todo ello supone un paquete de 275 millones de libras, alrededor de 275 millones de euros, que le permitiràn hacer frente a los compromisos con sus cuatro mil empleados, donde también forma parte la moderna sede de Woking. Para colmo de males, a McLaren lo afectó sobremanera el parate tambiènde la Indy Car series y la no entrega de baterías para la Fórmula Eléctrica.

Compartir.

Leave A Reply