Miéntras transcurren los días de vacaciones para los pilotos de la Fórmula Uno, con miras a llegar de la mejor manera al Gran Premio de Bélgica en Spa-Francorchamps, algunos volantes buscan no perder “horas de vuelo” y uno de ellos es el finlandés Valtteri Bottas, quien ya corrió una competencia en Laponia, probó un Toyota Yaris WRC del equipo oficial y ahora, tras ser convocado por Malcolm Wilson, se hizo presente en caminos asfaltados para buscar ensayar el Ford Fiesta R5 con miras a la prueba teutona de asfalto.

Es sabido que M-Sport no podrá contar con su principal figura, el Galés, Elfyn Evans, quien será sustituido por Gus Greensmith en esa prueba y por ello, Wilson le pidió a Bottas, que lo ayudara a mejorar las prestaciones del auto junto al francés Eric Camilli. Bottas, entre derrapes y aceleradas, tuvo algunos sustos con el Fiesta sobre el asfalto. (Mirá el vídeo).

Compartir.

Leave A Reply