viernes, marzo 5

Llega a su fin la temporada de MotoGP, con su campeón Marc Márquez ya consagrado hace varias fechas. El cierre será el 17 de noviembre en Valencia, la tercera ciudad de España. Se trata de una ciudad de perfil cultural, muy animada, que se viste de fiesta para la carrera y que invita a saborear su plato estrella, la paella.

La última fecha del Campeonato Mundial de Motociclismo de velocidad se disputará el domingo 17 de noviembre en el Circuito de la Comunidad Valenciana Ricardo Tormo que viene albergando carreras desde su inauguración en 1999. El evento ya se ha convertido en el gran cierre de la temporada, con multitudes de hasta 150 mil personas que colman la capacidad del circuito y crean una atmósfera increíblemente festiva.

El circuito -que se halla ubicado muy cerca de la localidad de Cheste- tiene un diseño con influencia americana tipo estadio y en numerosas zonas del circuito los espectadores cuentan con una visión de todo el trazado. Algunas de sus curvas recuerdan a grandes corredores españoles como Jorge Martínez Aspar y Ángel Nieto.

Las entradas

La mayoría de los paquetes y tickets ya están agotados a una semana del evento. Quedan unas pocas entradas disponibles en la Tribuna Naranja Superior, esto es en la parte más alta de la tribuna a la salida de la recta principal, entre la tribuna de boxes y la Curva 1 a un costo de U$S 161,29. También hay unas pocas butacas en la Tribuna Azul Supletoria, con visión desde la horquilla de la Curva 2 hasta las Curvas 7 y 8 a un precio de U$S 113,78. Finalmente hay algunos asientos en la Tribuna Roja que tiene visión desde la Curva 7 hasta el final de la vuelta y dependiendo de la ubicación, permite seguir la acción en al menos seis curvas algunas de alta velocidad y al menos 3 rectas. Esta entrada es la más económica y arranca desde los U$S 79,54.

Qué ver en Valencia

Valencia es la tercera ciudad de España y presenta interesantes atractivos para competir con Madrid y Barcelona. Es muy activa, con una escena cultural, nocturna y gastronómica realmente sorprendentes.

Con su excelente clima mediterráneo, Valencia es una gran ciudad para disfrutar. Uno de sus edificios más destacados y futuristas es la Ciudad de las Artes y las Ciencias diseñado por el local Santiago Calatrava, que alberga un impresionante acuario oceanográfico y que ha cambiado la fisonomía del puerto y la zona costera. Hay otros edificios modernistas por la ciudad y una más que interesante Ciudad Vieja.

El centro histórico es una joya en sí misma, con distritos como el Barrio del Carmen de gran vida nocturna y que invitan a perderse en su laberinto de calles angostas, con bares de moda, cafés y restaurantes.

En el corazón de la ciudad encontramos su increíble Catedral, en la que se conserva el Sagrado Cáliz en el que Cristo bebió en su Última Cena. Imperdibles son asimismo el Mercado Central con sus aromas y sabores y el edificio público La Lonja, de estilo gótico, de fines del siglo XV.

Fuera de los límites de la ciudad, la línea costera sobre el Mediterráneo no tiene el mismo desarrollo que en otras zonas de España, pero aún así hay mucho por descubrir. Ciudades de montaña como Altea y Peñíscola y otras vastas extensiones de campos encierran la historia de batallas entre moros y cristianos por el control de la región.

Buena oferta de alojamientos

En Valencia tenemos muy buena oferta de hostels, pensiones, departamentos, hoteles pequeños y también lujosos, de manera que alguna de las opciones se adaptará a nuestro presupuesto. Cerca del circuito, las mejores opciones están sobre la autopista A3, que conduce al oeste a través de la costa.

Si nos quedamos cuatro noches, del jueves al domingo inclusive, los más baratos nos costarán alrededor de los U$S 400 por la estadía. Si disponemos alrededor de U$S 600 podemos tomar una habitación cerca de la Ciudad de las Artes y las Ciencias y por U$S 800 una habitación en los hoteles de tres y cuatro estrellas. 

Los establecimientos más categorizados como el Westin Valencia cobrarán por la estadía algo más de U$S 2100.

Hay que reservar con anticipación, porque con el MotoGP la ciudad colma su oferta de alojamientos.

Viva la paella!

La ciudad de Valencia está rodeada por una huerta, un área muy fértil que le provee a la ciudad de excelentes frutas y verduras.

La cantidad de restaurantes en la ciudad es sin dudas sorprendente y por cierto que el plato más buscado – y ofrecido- es la paella a la valenciana. Hay varios tipos de arroz y de paellas, claro. Pueden ser solo de pescado, mixtas con carne, con vegetales, con todo.  También se come mucho el fideuá que se hace con pasta en lugar de arroz.

El almuerzo se sirve entre las 14 y las 16 y la mayoría de los locales no cenan antes de las 22, después de uno o dos aperitivos. Como en otros lugares de España, no se espera una propina, pero siempre es correcto dejar un par de euros en un bar y alrededor del 5% en restaurantes.

Compartir.

Leave A Reply