Se trata de un Gran Premio que no necesita presentación. La máxima categoría del automovilismo mundial llega al circuito callejero por excelencia, trazado en el pequeño Principado de Mónaco.

No hay margen de error. Los pilotos deben hacer gala de un manejo preciso, excelencia técnica y mucho coraje para tratar de mantener la concentración en este trazado callejero rodeado de barreras, con autos que tienen su downforce al máximo, mientras que los frenos sufren de manera particular en las curvas cerradas, las más lentas del calendario. Sumado a todo ello, no existen casi zonas de sobrepaso por lo que la sesión de clasificación es más crítica en Mónaco que en cualquier otro de los Grandes Premios.

Entradas principescas

Todas las comodidades de tribunas en la recta principal ya se encuentran agotadas a una semana de la carrera. Solo quedan algunas entradas en la tribuna C para el jueves  y en la tribuna B para el sábado.

Las únicas disponibilidades en paquetes para Tribunas son para la Tribuna V en la zona de La Rascasse para los tres días a un costo de € 1189 ( $60.000) o bien entradas para la Tribuna T Superior a € 859 ($43.352) para el domingo, o un abono para los tres días a  € 939 ($ 47.390).

Otras opciones son la Tribuna O en el sector de La Piscina a € 655  ($ 33.057) para el domingo y € 939 ($47.390) para los tres días y quedan muchas comodidades en la zona de Tabac con precios que van desde los € 595  ($30.028) a los € 1429 ($ 72.117).

En lo que hace a los paquetes de hospitalidad VIP hay mayor disponibilidad  con valores que van desde los € 2179 ( $ 110.000) a los € 3929 ($198.286).

Para quienes puedan darse con todos los gustos en un fin de semana inolvidable, el paquete del Paddock Club Hospitality para vivir la competencia como un príncipe cuesta nada menos que € 5829, 06 ($294.174).

Un Gran Premio con historia

Seguramente si hacemos una encuesta entre los aficionados a la Fórmula Uno acerca de cuál es el Gran Premio que sueñan ver algún día, muchos dirán que es éste de Mónaco. Tiene todos los ingredientes: velocidad, glamour, pasión, ruido y riesgo debido a que los autos nunca pasan demasiado lejos de las barreras.

El Principado tiene una historia que se remonta a los tiempos desde los cuales la Familia Grimaldi ha reinado es decir desde 1297. En lo que se refiere a la F1, el circuito ha recibido a la categoría desde antes que se iniciara el campeonato en 1929.

Cómo llegar

El aeropuerto más cercano es el de Niza en Francia, y la mejor manera de llegar es en tren. Hay que tener en cuenta además que estacionar en Mónaco puede ser imposible un fin de semana de carreras.

En materia de alojamiento lo mejor es tomar un hotel en la cercana Niza o en alguna de las bellas ciudades de la Costa Azul y desplazarse en tren sin problemas hasta el Principado.

Qué visitar

Lo más impactante, sin dudas, es la vista sobre la espectacular bahía, el increíble paisaje de la ciudad, con sus edificios y los impresionantes yates anclados. Uno de los mejores lugares para apreciar este bellísimo paisaje es precisamente desde el Palacio del Príncipe, la residencia oficial de los Grimaldi desde hace 700 años.

Entre los imperdibles está el museo Oceanográfico, que recrea la historia del submarinismo y donde puede apreciarse innumerables especies marinas.

Otra visita que se impone es al denominado Jardín Exótico con gran variedad de especies botánicas. Para tener una idea hay solo 7000 especies de cactus.

KONICA MINOLTA DIGITAL CAMERA

En la Catedral del Principado descansan los restos del Príncipe Rainiero y de Grace Kelly, padres del Príncipe Alberto.

Por la configuración especial que tienen las calles los días de competencia, no resulta fácil acceder al centro propiamente dicho, donde se encuentran las principales casas de moda internacionales, el espectacular Casino y el Café de Paris – donde según aseguran- se sirven los mejores Bloody Mary de la Costa Azul.

Compartir.

Leave A Reply