Japón sigue siendo uno de los destinos más exóticos del calendario de la Fórmula Uno. Tokio es además una de las ciudades más animadas del mundo. El Gran Premio se lleva a cabo en el Circuito de Suzuka, que se ubica a 50 km de Nagoya, la tercera ciudad de este país de 127 millones de habitantes.

Pocos circuitos son del agrado de todos los pilotos de la Fórmula Uno, como este de Suzuka, que ha sido testigo de 12 definiciones del Campeonato del Mundo. 

La pista es propiedad de Honda y fue construida en 1962 cuando Soichiro Honda decidió que su compañía debía tener su propia pista de pruebas para sus autos y motocicletas. El holandés John Hugenholtz estuvo a cargo del diseño de la pista.

Recién en 1987 la pista se incorporó al calendario de la máxima categoría. Es un circuito en forma de ocho, de altas velocidades que representa una gran exigencia para los pilotos, con curvas en forma de S o viborita, las Curvas Degner y la 130R.

Las entradas

Los mejores sectores para presenciar la carrera son las Tribunas D y E que permiten observar la zona de las S y cómo funciona la “downforce” para negociar ese sector sinuoso. La Tribuna G se ubica en el interior de la 130R, mientras que si uno quiere disfrutar de sobrepasos, la Tribuna 1 nos da una excelente visión de la zona de la horquilla, donde siempre hay incidentes de carrera.

A pocos días del Gran premio la mayoría de las tribunas tienen su capacidad agotada. Sí quedan disponibles las entradas de Hospitalidad para el Paddock Club, una experiencia que permite acercarse a los pits, subirse al camión en el desfile de pilotos y disfrutar de comidas gourmets y champán. Para el viernes, esa entraa cuesta 879,11 euros, para dos días es decir sábado y domingo cuesta 4621,63 y para los tres días 5073,75 euros. Un verdadero lujo.

Japón, uno de los mejores destinos turísticos del mundo

Japón sigue siendo uno de los destinos más exóticos en el calendario de la Fórmula Uno. Tokio es una de las ciudades más increíbles y activas del mundo. Tiene 23 distritos o barrios, todos de distinto carácter. Roppongi es el de más animada vida nocturna, con sus salas de karaoke y sus divertidos restaurantes e izakayas. Parques y templos son espacios e tranquilidad en medio de una metrópoli superpoblada con altísimos rascacielos y un eficiente sistema de transporte. Ginza es el área comercial de las grandes marcas, pero hay también otros desarrollos comerciales que en nada hacen envidiar a la propia Paris.

Las montañas del norte y la zona rural hay paisajes increíbles, pero están casi deshabitadas, mientras que las áreas del centro y el sur de Japón albergan la mayoría de la población del país que alcanza los 127 millones de personas.

El Aeropuerto de Nagoya (Aeropuerto Internacional del Centro de Japón) es el más cercano a Suzuka. Está conectado con las ciudades más importantes y aunque es más chico que el Narita de Tokio, recibe un número cada vez mayor de vuelos internacionales. Otra opción en volar a Osaka y tomar un tren bala a Nagoya.

Al circuito se puede llegar por auto o en tren. Desde Nagoya en auto hay que tomar la autopista Hugashi Meihan hasta la salida de Suzuka. En tren, hay que tomar la línea Jintetsu a la estación Shiroko y desde allí salen buses especiales a la pista todo el fin de semana de la carrera. 

El circuito de Suzuka lo tiene todo. Además de la pista se puede visitar el famoso parque temático Motopia, el Kur Garden, las canchas de tenis, golf y por cierto los hoteles y restaurantes.

Los pilotos se alojan en el Suzuka Circuit Hotel, pero si este está colmado, hay otros siete establecimientos dentro del circuito. Nagoya es la ciudad que ofrece múltiples opciones de alojamiento. También hay establecimientos hoteleros en las ciudades cercanas de Yokkaichi, Tsu o Shiroko.

Si hay posibilidades de extender la estadía, más allá del fin de semana del Gran Premio, lo primero que hay que visitar es Kyoto. Esta ciudad tiene 17 sitios que son Patrimonio de la Humanidad, maravillosos jardines e increíbles templos. Es una preciosa ciudad ubicada a apenas 80 kilómetros del circuito.  Viajando un poco más hacia el norte, se puede conocer el increíble Monte Fuji, a corta distancia de la ciudad de Tokio.

Compartir.

Leave A Reply