El inicio del otoño ofrece un magnífico abanico de colores al paso de los world rally cars por los bosques de Gales. El clima siempre cambiante puede deparar copiosas lluvias y densa niebla, o bien entregar los últimos rayos de sol cálido de octubre. La gran novedad de esta edición será la largada desde Liverpool. Qué ver en Llandudno y la ciudad de Los Beatles.

El Campeonato del Mundo de Rallies llega para disputar una de sus fechas emblemáticas en territorio del Reino Unido, celebrando la edición 75º de esta tradicional competencia del 3 al 6 de octubre próximos.

Ediciones anteriores del Rally de Gran Bretaña tuvieron como base a Inglaterra, Escocia y Gales pero desde el año 2000, el rally ya sentó su base en Gales, lo que permitió asistir a tramos singulares, entre ellos el primero disputado bajo techo en el Cardiff Millennium Stadium en 2005.

Esta edición especial llega con novedades, entre ellas una relocalización de las pruebas especiales hacia la ciudad costera de Llandudno, que albergará el parque de servicio, el  tramo de Great Orme y la ceremonia de coronación.

Largada en Liverpool, la ciudad de Los Beatles

La tarde del jueves 3 de octubre verá por primera vez en su historia a la ciudad de Liverpool, convertida en punto de partida de la gran largada del evento desde su histórico distrito costero.

Por la noche, la acción se inicia en el circuito de Oulton Park, que vuelve a ser escenario de un tramo de carrera luego de  26 años. Allí está prevista una gran exhibición de autos clásicos históricos, que incluye desde un Lanchester de 1932 a un Mini John Cooper Works World Rally Car de 2011. Habrá además shows de destreza y sesión de autógrafos con todas las estrellas de la categoría.

El viernes 4 están previstas nueve pruebas especiales en el norte de Gales, divididas en dos bucles con el parque de servicio en la ciudad epicentro de Llandudno. Incluye un tramo que es el preferido de los fanáticos en las montañas de Slowdonia, en tanto que la última prueba del día se disputará de noche, obligando a los autos a montar los faros suplementarios.

El sábado 5 será en realidad un “super sábado” ya que abarca la mitad de la distancia de pruebas especiales. Se disputa en los típicos bosques de Gales e incluye un tramo de asfalto en Colwyn Bay. Hay un doble recorrido de las pruebas especiales de Dyfi, Myherin y Sweet Lamb Hafren, lo que totaliza  152,50 km en siete tramos. De todos estos, el tramo de Myherin es emblemático del rally. Es una versión más corta respecto al habitual con 23,54 km. Rápido, con curvas veloces tiene una pintoresca sección con generadores eólicos, que finaliza en un rápido descenso a una sección de retomes amplios.

El domingo 6 será el día de la definición con los world rally cars nuevamente en acción en el norte de Gales. Consta de dos bucles de dos tramos, separados por una prueba especial de asfalto en Great Orme en Llandudno. La ciudad albergará el parque de servicio final y la ceremonia de coronación.

Las entradas

Hay múltiples opciones de entradas para presenciar el rally. El denominado World Rally Pass con acceso a todos los tramos -incluyendo el Shakedown, pero excluyendo la entrada al Oulton Park del jueves- cuesta 119 libras (134 euros).

El ticket para Oulton Park cuesta 25 libras (28 euros), mientras que los pases por día cuestan para el viernes y el domingo 35 libras (39 euros), en tanto que para presenciar las pruebas especiales del sábado cuesta 39 libras (44 euros).

Liverpool, mucho más que Los Beatles

La mayor atracción turística es el Albert Dock, un complejo costero de 2,75 hectáreas con edificios de 5 pisos que están protegidos por su condición de Patrimonio de la Humanidad. Allí se ubica una extensión de la Tate Gallery de Londres, así como restaurantes y bares de categoría. Otras atracciones son los sitios vinculados a la historia de Los Beatles, como el museo Beatles Story, la Walker Art Gallery con una gran colección de arte de los siglos 14 al 21, la Catedral de Liverppol y el Centro Cultural St. George.

Para ver en Llandudno

Esta ciudad galesa se desarrolló como una ciudad balnearia victoriana. Hoy retiene mucho de su grandeza del siglo XIX y ofrece alojamiento en hoteles boutique, buenos centros de compras, así como una interesante escena artística.

Lo más destacado es el Great Orme, un promontorio de piedra caliza, al que se llega o bien un viejo tranvía o en cable carril, ofreciendo impresionantes vistas de Snowdonia. Este promontorio alberga en su cumbre sitios neolíticos y una increíble variedad de flores, mariposas y pájaros.

Para los amantes del arte, la Mostyn Gallery es el más importante espacio artístico del norte de Gales. Tomar un café o explorar la galería es un placer para todos, aún para quienes no son cultores del arte moderno.

El muelle de Llandudno con sus 670m y construido en 1878, es el más grande de los muelles de Gales y se extiende al mar con ferias de entretenimientos, juegos y gastronomía.

Compartir.

Leave A Reply